CAPITALISMO

CNI

CNI

jueves, 5 de febrero de 2015

Chiapas: tierra de desplazados…por su propio gobierno

Indígenas chiapanecos que se niegan a abandonar sus casas para dar paso a megaobras terminan muertos, según ONGs. Foro: Cuartoscuro

RADIO ZAPATISTA
Por Sandra Rodríguez Nieto febrero 4, 2015
Ciudad de México, 4 de febrero (SinEmbargo)
Los conflictos no son el único motivo por el que cientos de indígenas chiapanecos abandonan sus poblaciones. La obra pública emprendida por el gobierno de Manuel Velasco Coello, principalmente los megaproyectos carreteros, han expulsado a miles de habitantes de sus pueblos.

En no pocos casos, un día llegan elementos armados con palos, machetes y rifles a la vivienda de alguna persona y la obligan, junto con su familia, a dejar atrás sus tierras, su historia y su poco patrimonio. Detrás de estas acciones, según el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, existe un motivo económico: el trazo de la autopista planeada entre las zonas turísticas de San Cristóbal de las Casas y Palenque, obra por la que miles de pobladores indígenas de al menos 10 municipios están siendo presionados para dejar o vender sus tierras.

En todos los casos de despojo existe el mismo patrón: operadores del gobierno estatal, apoyados por policías, en algunos casos, y siempre en la impunidad, atacan poblaciones de indígenas y simpatizantes zapatistas, forzándolos a dejar sus territorios.

La mañana del 4 de diciembre de 2011 cambió la vida para una decena de personas del ejido Banavil, en las montañas del municipio de Tenejapa, en los Altos de Chiapas. Eran alrededor de las ocho, cuenta Miguel López Girón, de 26 años, cuando un grupo de personas antes zapatistas y ahora sumadas a la estructura del Partido Revolucionario Institucional (PRI) entraron en su casa con palos, machetes y rifles, arremetieron a golpes contra su madre, hirieron de bala a su hermano y se llevaron a su padre Alonso López Luna, de 57 años, desapareciéndolo.

Los agresores iban con otras cuarenta personas, agrega López, que igual ingresaron en otras tres viviendas, todas de su familia, y los obligaron a dejar ese mismo día el poblado y su tierra, 8.5 hectáreas de cultivo para autoconsumo sembradas con maíz, frijol, haba, chícharo, durazno y ciruelas.

Desde el día del ataque, la familia atribuyó el conflicto y su desplazamiento a su simpatía por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a su negativa a recibir apoyos de programas del Gobierno –como Oportunidades o Procampo- a los que los querían forzar los agresores.

En 2014, sin embargo, la familia se dio cuenta de que podría haber un motivo adicional para el ataque: Banavil, una comunidad de menos de 200 habitantes indígenas, podría estar en el trazo de la autopista planeada entre las zonas turísticas de San Cristóbal de las Casas y Palenque; obra por la que miles de pobladores indígenas de al menos diez municipios, dice el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, están siendo presionados para dejar o vender sus tierras.

“El Presidente Municipal de Tenejapa (Esteban Guzmán Jiménez, del Partido Verde, aliado del PRI) llegó en noviembre pasado a la comunidad para decirle a la gente que firmaran el documento para que pasara la autopista por Banavil”, dice López Girón a SinEmbargo en entrevista vía telefónica.

“La mayoría, como la mitad, 25 personas, ya firmaron, pero no por gusto, sino por presión política; si no firman el documento los multan con 7 mil pesos, o les dicen que perderán el programa de Oportunidades o el apoyo del Gobierno”, agrega.

Como en Banavil, de acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, en diversos municipios de la zona de los Altos y Norte de Chiapas, miles de pobladores han sido víctimas de prácticas de despojo que presentan los mismos rasgos: operadores de los gobiernos estatales, apoyados por policías en algunos casos, y siempre en la impunidad, atacan poblaciones de indígenas y simpatizantes zapatistas, forzándolos a dejar sus territorios.

Así ha sido, explican en el Centro, desde al menos 2000, en la administración de Pedro Salazar (priista convertido al PRD), luego con Juan Sabines (postulado por PRD, PT [Partido del Trabajo] y Convergencia) y actualmente con Manuel Velasco (que ganó para una coalición de PRI y PVEM), quienes han mantenido una política de hostigamiento contra la población indígena que se resiste a permitir proyectos de Gobierno en sus tierras, como los 160 kilómetros de la autopista entre San Cristóbal y Palenque.

“En el fondo está la disputa por el control territorial, de los recursos”, comenta Pedro Faro, abogado, investigador y documentador del Centro Fray Bartolomé, con sede en San Cristóbal.

“Tanto en los Altos como en la zona Norte, donde se implementó la guerra contrainsurgente, lo que hemos documentado son 12 mil personas desplazadas (en 14 años; unas 300 a la fecha)”, agrega.

ver màs:
http://radiozapatista.org/?p=11988