CNI

CNI

domingo, 8 de febrero de 2015

Rebelión y represión desde Ferguson hasta Ayotzinapa



FREEDOM SOCIALIST PARTY
Megan Cornish
febrero de 2015
“Cuando la injusticia se convierte en la ley, la resistencia se convierte en un deber!” dice un letrero de un piquete arrojado hacia el cielo en una de las miles de protestas contra el asesinato de Michael Brown en Ferguson, Missouri, y de Eric Garner en la ciudad de Nueva York. Ese mismo sentimiento define la reacción mexicana causada por el secuestro y asesinato de 43 normalistas en Ayotzinapa. Las manifestaciones de inmigrantes en los EEUU poseen el espíritu feroz y contagioso de la valiente resistencia de su patria.

Estas protestas, en el centro del sistema capitalista mundial y su socio más pobre al sur, son críticas pues exponen la manera en que los gobernantes asesinan impunemente para mantener el status quo. Y ellos han desencadenado la empatía de todo el mundo con su tormenta de fuego contra la violencia policial y la represión estatal.

Dirigiendo la lucha se encuentran los más oprimidos: los jóvenes de color e inmigrantes en los Estados Unidos y los jóvenes indígenas en México. Las clases dominantes de ambos países están profundamente interrelacionadas. Así también deberían estar los movimientos por la justicia.

Realidades comunes. La indignación está arraigada en profundas injusticias en ambos países. México ha visto cómo los pueblos indígenas han tratado de impedir a su gobierno que entregue sus tierras comunales a las empresas mineras multinacionales y a los cárteles de la droga. Sus trabajadores siguen oponiéndose a la privatización de muchas industrias nacionalizadas. Los salarios han caído por debajo de aquéllos de los trabajadores chinos, y la mitad de la población vive en la pobreza.

Los Estados Unidos tienen la mayor tasa de pobreza entre los países económicamente avanzados y su pobreza infantil es la más grave. Los estadounidenses negros son los más victimizados en todos los niveles sociales como consecuencia del racismo que ha definido a este país desde el principio. Viven bajo una incidencia constante de homicidios policiales y procesos judiciales de drogas selectivos y sufren por la falta de trabajo, especialmente los jóvenes negros.

Ambos países se benefician de la llamada guerra contra las drogas, iniciada por Washington, D.C. En México, las cúpulas de los funcionarios del gobierno se enriquecen con el dinero de las drogas. En diciembre de 2014, la revista mexicana Proceso reveló que fueron tropas federales las que llevaron a cabo el asalto de septiembre contra los estudiantes de Ayotzinapa. Los bancos estadounidenses llenan sus arcas con ganancias ilícitas de drogas, mientras que el sistema de “justicia” penal impone un estado policial en las comunidades negras.

Ambos países también tienen tradiciones revolucionarias que aún son patentes en su organización e indignación. Los mexicanos recuerdan a sus revolucionarios campesinos y obreros. Los estadounidenses exigen que se respete su Declaración de Derechos y los avances en los derechos civiles, por los cuales lucharon arduamente.

Diferentes ritmos. Debido a las matanzas por parte de los cárteles de drogas, se están organizando equipos de autodefensa comunitarios en México. Ese nivel de violencia aún no ha llegado a la mayoría de las calles de los EEUU. Los funcionarios mexicanos y los traficantes de drogas mantienen lazos tan estrechos que el país se considera un narcogobierno. Las demandas por la renuncia del presidente de México se hacen cada día más fuertes.

México se convirtió en un narcoestado como resultado de las intrigas de EEUU. En 1986, el gobierno de Ronald Reagan estaba decidido a derrocar al gobierno sandinista en Nicaragua, pero el Congreso no estaba dispuesto a financiarlo. Así que la CIA hizo un trato con los grupos medianos de narcotraficantes mexicanos. A cambio de que los intermediarios transmitieran dinero a los contras, la CIA y la DEA (Administración para el Control de Drogas) facilitaron el tráfico masivo de drogas de México a los EEUU, las cuales fueron vendidas en los guetos estadounidenses. A partir de ese trato sucio, “los mexicanos crecieron ... de ser vendedores [de poca monta], entran al gran mercado de la cocaína”, escribe Anabel Hernández, periodista investigadora mexicana. Luego, en 2006, los EEUU hipócritamente comenzaron a financiar la “guerra contra las drogas” de México, la cual era en realidad una guerra armada contra el pueblo. Los cárteles participan y felizmente se benefician.

La militarización de México ha regresado a EEUU con la militarización de las fuerzas policiales de aquí. Los policías son la cara cotidiana de la represión estatal en las ciudades de Estados Unidos, especialmente en los barrios latinos y negros.

La tortura es una parte regular de la vida en México y es llevada a cabo por la policía, los militares, narcos y escuadrones de la muerte. Los EEUU han entrenado a muchos de estos torturadores en su Escuela de las Américas/WHINSEC. En los EEUU, la tortura se oculta mucho mejor, y los policías golpean y mutilan a los jóvenes de color de uno en uno en las calles.

EUU: el mayor gángster. Los EEUU ocupa la cúspide de la pirámide imperialista global y su “libre comercio” y sus políticas neoliberales dominan la economía mundial. Éstos han producido una enorme privatización de los bienes públicos, la extracción de petróleo y minerales, la destrucción del medio ambiente, y la explotación laboral brutal. También han causado un enorme sufrimiento en ambos países, pero especialmente en México.

Los conmovedores movimientos contra la represión de cada país serán más fuertes y tendrán una mayor probabilidad de éxito si nos mantenemos unidos a través de las fronteras. Esto ya está ocurriendo. Y la máxima obligación de fomentar la solidaridad la tiene la clase obrera de los EEUU. Es una clase con grandes oportunidades y una igualmente enorme responsabilidad pues el matón más grande de todos es la clase dominante estadounidense.

ver más:
http://www.socialism.com/drupal-6.8/articles/estalla-en-m%C3%A9xico-la-indignaci%C3%B3n-por-la-masacre-de-estudiantes-por-parte-del-gobierno?q=node/3435