CAPITALISMO

CNI

CNI

miércoles, 22 de julio de 2015

México. Aplastar disidencias.Golpe alevoso en Oaxaca



La Jornada
Julio Hernández López
Miercoles 22 de Julio 2015
Enrique Peña Nieto busca aplastar al sindicalismo magisterial mayoritario de Oaxaca, a la resistencia nacional contra la mal llamada reforma educativa y, de paso, enviar un mensaje amedrentador a las diversas formas de oposición a su política y gobierno que se multiplican a lo largo del país. Es el segundo golpe de la era posterior a la fuga de El Chapo (ACh y DCh, para diferenciar las dos etapas del jurásico atlacomulquense), pues el primero se dio en Santa María Ostula, Michoacán, donde militares dispararon contra pobladores y casas, con saldo de un niño muerto y varias personas heridas.

Acometida federal preparada alevosamente, con miles de soldados y policías federales llevados a la entidad bajo el pretexto de vigilar el pacífico desarrollo de la Guelaguetza y con el blandengue gobernador Gabino Cué instalando el pretexto para la intervención peñista al decir el jueves anterior, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión (a casi cinco años de estar en el poder estatal, sin que antes hubiera hecho tal tipo de confesiones), que él no puede con la sección 22 de la CNTE y que para meter a ésta "al orden" se necesitaba una fuerza que él no tenía (pero que gustosamente ya le estaba enviando Los Pinos: el lunes, en esta columna, se habló de "¿El fin de la tolerancia?" y "la PF en la GuerraGuetza", con la mención de que sobre la mesa de las decisiones federales estaba el caso Oaxaca, con la viabilidad de "apretar el puño contra la sección 22 magisterial" y la posibilidad de promover "aprehensión de líderes, modificaciones reglamentarias con dedicatoria y retoma administrativa del profesorado", http://bit.ly/1KiYbrf ).

Mano dura, que fue pedida y ahora es festejada por segmentos empresariales y derechistas que cierran los ojos a la película completa de la catástrofe del sexenio en turno (su corrupción e ineptitud) para centrarse con voces de escándalo en los detalles de una fuerza magisterial (con luces y sombras) que ha constituido la oposición más vigorosa al reformismo nefasto de una administración federal que busca privatizar cuanto le es posible (entre ello, la educación pública) y que ha arrojado al país a un torbellino de incertidumbre, estancamiento e irritación.

Alega Peña Nieto que con la toma y rediseño del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca se recuperará la rectoría del Estado en materia educativa. En realidad, el objetivo es recuperar el control administrativo, político y electoral del gremio magisterial, luego del primer latigazo, dado a Elba Esther Gordillo por pleitos facciosos, que no justicieros ni de nobles propósitos. Destitución y cárcel a la chiapaneca cómplice que quiso formar su propia banda (el Panal) y que encarecía de manera chantajista los arreglos con el supremo poder corrupto del que en esencia formaba parte. Ahora el Panal es el último vagón del tren de las alianzas electorales y legislativas que confecciona con absoluta ventaja el PRI. Y el SNTE entró en la peor de sus etapas de grisura y domesticación, con un amenazado "dirigente", Juan Díaz, vergonzosamente difuminado.

La apuesta peñista por la fuerza tendrá la natural respuesta de profesores de diversas partes del país, no sólo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que con claridad ven que el golpe federal va en contra de un forma de organización social opositora a los excesos gubernamentales y sus reformas maltrechas. La amenaza de la represión abierta, ya con el antecedente del gatillo liberado en Santa María Ostula, podrá servir de incentivo para unificar movimientos diversos y hasta ahora dispersos. Ante el hundimiento local e internacional, llegado al ridículo por la salida de prisión de Joaquín Guzmán Loera, ese régimen herido y debilitado cree necesaria una salida de fuerza que le vitamine aunque sea artificialmente. Entre delirios, complejos y abatimiento hasta anímico del cesarismo actual, el riesgo de las órdenes insensatas, hasta criminales, es alto, en un escenario nacional altamente explosivo.

ver más:
http://www.jornada.unam.mx/2015/07/22/opinion/010o1pol