CAPITALISMO

CNI

CNI

jueves, 30 de julio de 2015

México. El rompecabezas del crimen en Guerrero



Agencia SubVersiones
30 julio, 2015
Por José Luis Santillán, Cristian Leyva y Heriberto Paredes
Después del proceso electoral del 7 de junio de este 2015, el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno de Guerrero es ya un hecho. La escalada de violencia continúa creciendo en diversos municipios del estado como Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Atoyac y Teloloapan. El gobernador interino, Rogelio Ortega Martínez, ha desplegado el operativo «Tierra Caliente», donde 12 mil elementos del ejército mexicano están actuando desde Altamirano hasta Zumpango, además de contar con la presencia de 1,200 gendarmes. Así, por ejemplo, el fin de semana del 11 y 12 de julio, tan sólo en Acapulco se registraron 14 ejecuciones, a lo que el alcalde del puerto, Luis Uruñuela Fey comentó cómodamente: «Hay cosas que no se pueden evitar».

Los reacomodos políticos, territoriales y sociales que se están viviendo en la entidad, se viven en violentas jornadas que dejan ríos de sangre en las calles de varios municipios en distintas regiones del estado. Sólo por mostrar algunos ejemplos de la magnitud del terror: en la primera quincena de julio van 10 ejecuciones y cuatro desapariciones forzadas en el municipio de Iguala. El lunes 13 de julio en Atoyac de Álvarez, donde ya son varias las ejecuciones post-electorales, la más reciente es la de Gerardo Barrientos Delgado de 23 años: desconocidos armados entraron a su taller, atacándolo a balazos a él y a su padre. En el lugar se encontraron 16 casquillos percutidos calibre 38 súper. El martes 14 de julio un comando armado ejecutó a una pareja y secuestró también a sus dos hijas en la comunidad de Totoltepec, municipio de Teloloapan. En la misma demarcación, un grupo de sicarios en una camioneta se topó de frente con un convoy de cinco vehículos de policías federales y militares, aunque, después de la emboscada que derivó en un enfrentamiento, sólo lograron detener a uno de ellos.

La violencia continúa rebasando a las autoridades y causando terror en la población, los índices de ejecuciones son alarmantes, pero no pareciera ser una emergencia nacional. Más pareciera un reacomodo necesario para recibir al nuevo gobernador electo; mientras, quienes dejarán el poder temporal, toman lo que pueden y se preparan para negociar con el próximo gobierno.

ver más:
http://subversiones.org/archivos/117493