CAPITALISMO

CNI

CNI

viernes, 14 de agosto de 2015

Hiroshima y el contragolpe contrarrevolucionario



Partido Obrero Socialista
agosto 12, 2015
Por Cuauhtémoc Ruiz
Donde pudo, José Stalin cumplió su palabra [1945] de no poner en peligro al capitalismo. Es el caso de Francia, donde fueron disueltos los garde patriotiques, así como en Italia, Grecia…

La conferencia de Potsdam [entre los Aliados: Stalin, Truman y los ingleses], en julio de 1945, se desarrolló en un ambiente sumamente tenso. Abundaron en esa conferencia las recriminaciones mutuas sobre una gran variedad de temas”, dice el periodista Alexander Werth. Pero ahora los yanquis supieron que podían negociar desde una posición de fuerza. Las conversaciones se desarrollaban cuando recibieron la noticia de que había sido un éxito la explosión de la primera bomba atómica experimental, en el desierto de Nuevo México.

Los norteamericanos, que antes temían que la guerra contra el Japón se extendiera hasta 1947 y les costara un millón de vidas más, ya no tenían interés, como en el pasado, en que la URSS guerreara contra el Mikado. Por lo demás, los nipones venían buscando rendirse desde dos meses antes. Sólo solicitaban algunas “aclaraciones complementarias” para hacerlo. [.]

Mientras los japoneses negociaban su rendición los yanquis hicieron explotar las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. ¿Para qué, si ya no era necesario? Explica Alexander Werth que la bomba atómica, “como claramente sugieren Truman, Byrnes Stimson y otros, se lanzó en gran medida para impresionar a los rusos con la potencia americana. El final de la guerra era ya incidental entonces…, pero detener a los soviéticos en Asia y controlarlos algo en el Este europeo resultaba vital.” Dice este autor. Con ocasión del 50 aniversario de la contienda, apareció en los EUA un libro en el que se llega a la misma conclusión. _

El mensaje fue bien comprendido en la Unión Soviética:

 “Aun cuando la prensa rusa intentó quitarle importancia a la bomba de Hiroshima, y no se llegó ni siquiera a mencionar la de Nagasaki, hasta mucho después, el asunto no pasó desapercibido para el pueblo soviético. La noticia causó un efecto sumamente deprimente en todo el mundo. (…) Se comprendía que la bomba atómica constituía una amenaza para la Unión Soviética.” “Todo el mundo (en la Unión Soviética) se daba cuenta de que la bomba atómica había pasado a ser un factor decisivo en la política mundial y por ello se creía que, aun matando de paso, o dejando enfermos e inútiles a decenas de millares de japoneses, el propósito del lanzamiento estribaba en intimidar a Rusia.” (Werth-V2, pp 662 y 671)

Esta respuesta de los EUA a las revoluciones recién estrenadas en Europa oriental y a la posibilidad de que se extendieran a otras regiones se desplegó prácticamente por todo el mundo. “En 1949, el espionaje de Estados Unidos en Europa Oriental había sido entregado a una red dirigida por Reinhard Gehlen, quien había sido jefe de la inteligencia militar nazi en el frente del Este. Esta red fue una parte de la alianza entre Estados Unidos y los nazis que pronto absorbió a muchos de los peores criminales, extendiendo sus operaciones a América Latina y muchos países.” Quien aporta esta información es Noam Chomsky, quien agrega que “estas operaciones incluyeron un ‘ejército secreto’ bajo los auspicios de Estados Unidos y los nazis que intentaron proveer agentes y material militar a ejércitos que Hitler había establecido dentro de la Unión Soviética y Europa Oriental hasta el inicio del decenio de 1950.”_

Dice que lo que los gobernantes yanquis se planteaban como “obstáculo principal” era “la resistencia antifascista”. Concluían que lo procedente era suprimirla “en todo el mundo, muchas veces instalando a fascistas y a colaboradores nazis en su lugar. A veces eso requirió extrema violencia, pero otras se hacía con diferentes medidas, como la subversión de las elecciones y negando alimentos desesperadamente necesitados.”

Agrega que “se fijó la norma en 1942, cuando el presidente Roosevelt instaló al almirante francés Jean Darlan, como gobernador general de toda el Africa del Norte Francesa. Darlan fue un importante colaborador nazi y el autor de leyes antisemitas promulgadas en el gobierno de Vichy (el régimen títere de los nazis en Francia).

“Pero mucho más importante fue la primera área liberada de Europa, la Italia del sur, donde Estados Unidos, siguiendo los consejos de Churchill, impuso una dictadura de derecha encabezada por el héroe fascista de guerra, mariscal Badoglio, y el rey Víctor Manuel III, que también fue un colaborador fascista.

“Los planificadores (de la política exterior estadounidense) reconocieron que la ‘amenaza’ en Europa no era la agresión soviética (…) sino la resistencia antifascista de base trabajadora y campesina con sus ideales radicales democráticos, y el poder político y atracción de los partidos comunistas locales.”

Continúa planteando este conocido escritor que lo anterior fue apoyado con el Plan Marshall, que sirvió para reconstruir las economías capitalistas, y prosigue recordando que “en Italia, un movimiento de base trabajadora y campesina, dirigido por el partido comunista había dominado a seis divisiones nazis durante la guerra y liberado el norte de ese país. Según avanzaron las fuerzas norteamericanas por Italia, fueron dispersando esa resistencia antifascista y restauraron la estructura básica del régimen fascista de antes de la guerra. (…)

“En Grecia las tropas británicas entraron después de retirarse los nazis. Impusieron un régimen corrupto que provocó una renovada resistencia, e Inglaterra, en su declive de posguerra, no fue capaz de mantener el control. En 1947, Estados Unidos entró en apoyo de una guerra asesina que cobró 160,000 muertes.

“Esta guerra se completó con tortura, exilio político para decenas de millares de griegos, lo que llamamos ‘campamentos de reeducación’ para decenas de millares de otros, y la destrucción de sindicatos y de cualquier posibilidad de política independiente.

“Colocó a Grecia firmemente en manos de los inversionistas estadounidenses y de empresarios locales, mientras gran parte de la población tuvo que emigrar para sobrevivir. Entre los beneficiarios estaban los colaboradores nazis, mientras las víctimas primarias fueron los trabajadores y campesinos de la resistencia antinazi, dirigida por comunistas. (…)

“En Japón, Washington usó el llamado ‘curso reverso’ de 1947 que acabó con los primeros pasos hacia la democratización tomados por la administración militar del general Mac Arthur. El curso reverso suprimió los sindicatos y otras fuerzas democráticas y puso al país firmemente en las manos de elementos corporativos que habían apoyado al fascismo japonés…

“Cuando las fuerzas norteamericanas entraron en Corea en 1945 dispersaron al gobierno popular local, que consistía primariamente de antifascistas que resistieron a los japoneses, e inauguraron una represión brutal, usando a la policía fascista japonesa y a coreanos que habían colaborado con ellos durante la ocupación japonesa. Cerca de 100,000 personas fueron asesinadas en Corea del Sur antes de lo que llamamos la guerra de Corea, incluyendo de 30 a 40 mil muertos durante la supresión de una revuelta campesina en una pequeña región, la isla de Cheju. (…)

“Un aspecto de la supresión de la resistencia antifascista fue el reclutamiento de criminales de guerra como Klaus Barbie, un oficial de las SS que había sido el jefe de la Gestapo de Lyon, Francia. Allí se ganó el apodo del carnicero de Lyon. Aunque había sido responsable de muchos crímenes monstruosos, el ejército de Estados Unidos le encargó espiar a los franceses. Cuando Barbie finalmente fue traído a Francia de regreso en 1982 para ser juzgado como criminal de guerra, su utilización como agente fue explicada por el coronel Eugene Kolb del Cuerpo de Contrainteligencia del Ejército de Estados Unidos: ‘los conocimientos de Barbie se necesitaban enormemente… Sus actividades se dirigieron contra el partido comunista francés en la clandestinidad y la resistencia’, que era ahora blanco de la represión de parte de los norteamericanos.

“Como Estados Unidos continuaba lo que los nazis habían dejado a medias, tenía mucho sentido usar especialistas en actividades contra la resistencia -dice Chomsky-. Más tarde, cuando se hizo difícil o imposible proteger a esta gente útil en Europa, muchos de ellos (incluso Barbie) fueron llevados en secreto a Estados Unidos o a Latinoamérica, a menudo con la ayuda del Vaticano y de curas fascistas. “Allí se volvieron consejeros militares de los Estados policiacos sotenidos por Estados Unidos, con frecuencia siguiendo abiertamente el modelo del tercer Reich. También se hicieron comerciantes de drogas, de armas, terroristas educadores -enseñando a campesinos latinoamericanos técnicas de tortura inventadas por la Gestapo. Algunos de los alumnos de los nazis acabaron en Centroamérica, estableciendo así una línea directa entre los campos de muerte y los escuadrones de la muerte -todo gracias a la alianza de posguerra entre Estados Unidos y las SS.”

Tomado de OTRA VEZ EL ANTIDEFENSISMO, Los Estados obreros degenerados y la revolución socialista, fragmento, Cuauhtémoc Ruiz, julio 1996.

ver más:
http://pos.org.mx/?p=11132