CAPITALISMO

CNI

CNI

miércoles, 21 de octubre de 2015

En México sí hay presos políticos, documenta la ONU



Revista Contralínea
18. octubre, 2015 Autor: Mauricio Romero 
Por primera vez, la ONU señala que México encarcela por motivos políticos. Documenta el caso de Baños Rodríguez, defensor de derechos humanos, aprehendido arbitrariamente en 2013. El organismo demanda su “liberación inmediata”

El oaxaqueño Librado Jacinto Baños Rodríguez está tras las rejas desde agosto de 2013 y es considerado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un preso político de los gobiernos federal y estatal, de las administraciones de Enrique Peña Nieto y Gabino Cué Monteagudo.

Para el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de la ONU, está demostrado que en México un dirigente social puede ser sujeto de “diversas agresiones, tortura, golpes y amenazas de muerte contra él y contra su esposa” primero, y después, sufrir la privación de su libertad.

Tal es el caso de Baños Rodríguez, víctima de un proceso judicial en “retaliación y represalia” por ejercer una “activa defensa de los derechos de la población indígena y afrodescendiente” de Oaxaca, remarca la ONU, por lo cual solicita al gobierno mexicano su “liberación inmediata” (A/HRC/WGAD/2015/19).

Infierno a domicilio
El calor húmedo cubría la noche de Santiago Pinotepa Nacional, municipio acostumbrado a ser epicentro telúrico. La madrugada del domingo 25 de agosto de 2013 la tierra tembló, pero de otra forma y por motivos ajenos a las placas tectónicas: cientos de botas militares y policiacas irrumpieron en la céntrica colonia Unión Cívica de Barrios, Colonias y Comunidades (Ucidebacc).

La pequeña comunidad compuesta por decenas de familias se despertó con el estruendo (gritos, correderas, llantas rechinando) provocado por los 300 elementos federales y estatales que, armados, llegaron para cazar al líder de la Ucidebacc.

“Librado estaba en un cuarto con nuestro hijo”, cuenta 26 meses después Eva Lucero Rivero, esposa del abogado que desde aquella noche perdió su libertad.

El niño, entonces de 10 años, no sólo sintió el pavor de ver entrar a la fuerza a un montón de adultos desconocidos uniformados y con armas largas, que a punta de golpes cayeron sobre su papá; el hijo del defensor de derechos humanos también supo lo que es ser golpeado por un militar. “Le pegaron, le pegaron por gritarles que lo dejaran, que no se lo llevaran”, cuenta Lucero Rivero, quien esa noche no estaba ahí, pues apenas 5 días antes había sufrido un intento de asesinato; las balas fallaron y ella sobrevivió.

En una camioneta sin insignias inició el viaje. “Ahí aventaron a Librado; ahora sabemos que era de la Marina”, relata Rivero. Los captores se llevaron la computadora del defensor de derechos humanos, documentos (de la Ucidebacc y personales, incluido su título universitario); saquearon también: se llevaron todo lo que pudieron.

ver más:
http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2015/10/18/en-mexico-si-hay-presos-politicos-documenta-la-onu/