sábado, 3 de octubre de 2015

México. Miles repudian en varios estados la masacre del 68 y el caso Iguala

47 años de indignación
Embozados rompen la marcha pacífica del 2 de octubre
Movilización desde Tlatelolco renueva la exigencia de justicia ante los delitos de lesa humanidad
La causa de 1968 se hermana con la de Ayotzinapa
Petardos, piedras y gases en el Zócalo
Durante la protestas en la capital oaxaqueña 52 encapuchados fueron detenidos

Durante la marcha de ayer en la ciudad de México, encapuchados causaron destrozos y enfrentaron a elementos de la policíaFoto Carlos Ramos Mamahua

La Jornada
De los corresponsales
Sábado 3 de octubre de 2015, p. 4
Miles de ciudadanos, entre estudiantes, académicos y miembros de organizaciones sociales, marcharon en las principales ciudades de Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Michoacán, Sinaloa, Nayarit, Morelos y Quintana Roo, para conmemorar la masacre estudiantil cometida hace 47 años en Tlatelolco, en la ciudad de México.

En Chilpancingo, unos mil trabajadores de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación (Ceteg) y del Frente Unido de Normales Públicas aprovecharon la conmemoración para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014.

La marcha partió cerca del mediodía del zócalo rumbo a las instalaciones de la 35 Zona Militar, donde se realizó un mitin y se lanzaron piedras al inmueble, sin consecuencias.

Posteriormente la marcha siguió en sentido contrario, al sur, en el carril de baja velocidad de la Autopista del Sol México-Acapulco, hasta el Congreso local, donde destruyeron con piedras algunas ventanas.

En Acapulco, unos 600 alumnos de preparatorias populares de la Universidad Autónoma de Guerrero marcharon por la avenida costera Miguel Alemán para exigir mejores condiciones para efectuar sus estudios, pues sus planteles se encuentran en colonias de alta marginación.

Durante la protesta en Oaxaca, 52 sujetos encapuchados fueron detenidos en la capital del estado luego de que ocasionaron destrozos en bancos, agencias automotrices y tiendas de autoservicio.

Los presuntos activistas se citaron frente a las instalaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, y al avanzar lanzaron piedras y atacaron con palos, tubos y bombas molotov una agencia automotriz de Mazda y otra de General Motors, así como una sucursal de la Comisión Federal de Electricidad, otra de Banorte y una tienda de autoservicio denominada Piticó, en la que robaron bebidas alcohólicas y botanas.

Los policías les lanzaron gas lacrimógeno para dispersarlos y aprehenderlos, pero también golpearon a reporteros, fotógrafos y camarógrafos, pese a que éstos se identificaron plenamente.

Más tarde, en calles del centro histórico de la capital oaxaqueña fueron detenidos los 52 jóvenes –entre hombres y mujeres– presuntamente culpables de los actos vandálicos, informó en su cuenta de Twitter la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

En Michoacán, Chihuahua, Sinaloa, Nayarit, Quintana Roo y Morelos, estudiantes y activistas también repudiaron la matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre de 1968, y exigieron al gobierno federal que presente con vida a los desaparecidos de Ayotzinapa.

En Hidalgo, se manifestaron y pidieron que se cambie el nombre de algunas vialidades, como las denominadas Alfonso Corona del Rosal –originario de Ixmiquilpan– "por su vergonzoso actuar en la matanza de Tlatelolco, algo que nos avergüenza no sólo a los hidalguenses, sino a todos los mexicanos que luchamos por la democracia".

En 1968, Corona del Rosal era regente del Distrito Federal por designación directa del entonces presidente, Gustavo Díaz Ordaz.

ver más:
http://www.jornada.unam.mx/2015/10/03/politica/004n1pol