CAPITALISMO

CNI

CNI

domingo, 31 de julio de 2016

HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE MÉXICO. REVISIÓN HISTÓRICA DE LA GUERRILLA EN GUADALAJARA:

LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS ARMADAS DEL PUEBLO (1972-1982)





CEDEMA.ORG
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS
Fecha: 2016 07 28
Por Jesús Zamora García
Tesis para recibir el grado de Doctor en Ciencias Sociales
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social

(...)
EL ORIGEN DE LAS FRAP EN GUADALAJARA.
Es a partir de este capítulo de la tesis, que empezaré a elaborar de manera más formal la historia de la organización. Esto en el orden secuencial que sitúa un origen y un final del grupo. Ahora me centraré en dos momentos que se vinculan como origen de las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo en Guadalajara.
Por un lado están los asaltos de diciembre de 1971, hechos en los que los hermanos Carlos y Alfredo Campaña López, actuaron como parte de una “célula expropiadora” del FER en lo que fue el preámbulo de la formación del grupo.

Ellos fueron detenidos en enero de 1972 y es a partir de su encarcelamiento quesurge en los demás miembros del grupo la idea de liberarlos de alguna manera, llegando al consenso de que será mediante el secuestro de algún alto funcionario que se pediría como rescate la liberación de sus compañeros encarcelados en la penitenciaria de Oblatos. El mismo fue el cónsul norteamericano Terrence Leonhardy, y es precisamente que en la segunda parte de este capítulo haré una
reflexión sobre este secuestro y el impacto geopolítico que generó dado que por el hecho, México se vio envuelto en un trance junto a Cuba y los Estados Unidos.

Esta idea de liberar a los presos de la organización, se convertiría con los años para los militantes de las FRAP, en una estrategia clave y casi única, incluso por encima del sentido mismo de la revolución. Poco a poco iremos viendo que al concentrarse la lucha entre el grupo y las fuerzas del Estado, y al reducirse los campos de acción de los militantes de las FRAP debido a los múltiples cercos creados por el ejército y la policía, ―delimitándose sólo a la supervivencia en la clandestinidad―, que la fuerza táctica de lucha revolucionaria de las FRAP se concentró en como antes dije, ya no en mantener la ruta de la revolución, sino, en el cometido único de liberar a sus presos. Para efectuar el secuestro de su objetivo, el cónsul norteamericano Terrence Leonhardy, los miembros que originalmente se unieron al proyecto que poco después llevaría el nombre de las FRAP, se tomaron un año de preparación, mismo que abarcó los meses que fueron de enero de 1972 a enero de 1973. Concentrando el análisis en el proceso de conformación de las FRAP, he encontrado que fueron muchas las circunstancias detrás de ese momento fundacional.

Conforme a los datos recabados a lo largo de estos años de trabajo, me queda claro que el origen de la organización no ocurrió del todo sólo con militantes de Guadalajara, y que por el contario, su surgimiento fue parte de un plan nacional que reunió a otros jóvenes guerrilleros en comandos que se ubicaron tanto en el Distrito Federal, Mexicali así como en la ciudad de Chihuahua.

Estos comandos tuvieron su momento crítico a mediados del mes de enero de 1972, es decir, por los mismo días en que los hermanos Campaña López y Robles Garnica ―entonces integrantes del FER en Guadalajara― fueron presentados por los medios de comunicación acusados de asalto.

La razón del surgimiento de las FRAP ocurrió en cierta medida, por la necesidad de los militantes de organizaciones en ciernes ―que decidieron en diferentes puntos del país―, llevar
a cabo una acción bajo el nombre de un grupo en común que les permitiera liberar a sus respectivos presos a la vez que definir una ruta revolucionaria más concisa en un orden de acciones. Fue David López Valenzuela, miembro del grupo de “Los Guajiros” formado política e ideológicamente con elementos de Mexicali en Baja California Norte, quien entró en contacto con los hermanos Campaña López en  Guadalajara para formar lo que serían las FRAP. Luego del “Jueves de Corpus” en
junio de 1971 “Los Guajiros” habían empezado a desarrollar un plan de lucha que integraría por secciones guerrilleras varias zonas del país.

 Ejemplo de ello fue Diego Lucero quien formó parte de “Los Guajiros” y fue delegado como líder de los “Comandos Armados de Chihuahua”. La periodista Laura Castellanos los describe
de la siguiente manera: Diego Lucero, de veintiocho años de edad, había sido presidente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chihuahua y formaba parte de “Los Guajiros”,
grupo conformado por jóvenes mayoritariamente originarios de Mexicali, Tijuana y estudiantes del IPN de la ciudad de México. El grupo era liderado por Leopoldo Angulo Luken “Melchor”. “Los Guajiros” dividieron al país en regiones y Diego Lucero encabezó el grupo de Chihuahua que en su haber tenía los atracos a una gasolinera y una licorería en Ciudad Juárez.

Es interesante destacar como a principios de 1972 se da este proceso general de fuerzas nacientes que provenían del norte, con un talante más pensado para una insurrección urbana. Por un lado veremos como el noroeste, en Nuevo León surge el grupo de “Los Procesos”, capitaneados por Ignacio Salas Obregón. Por otro lado y como lo he empezado a trazar, en el noreste, por la zona del pacifico surgieron “Los Guajiros”, que en términos de una estrategia de levantamiento nacional, contaban con un plan semejante al de “Los Procesos”.

Como mencioné al inicio de este apartado, fue a finales del año 1971 en que ―quienes serían los principales militantes de las FRAP― iniciaron una serie de asaltos bancarios, esto
aun asumiéndose como parte de un comando del FER. En los diarios locales hay una nota que habla de una serie de asaltos, en particular al “Banco Nacional de México, S. A.” que fue atracado en tres ocasiones durante el mes de diciembre, esto los días 17, 23 y 29. Fue de ahí que se presentó por primera vez a los medios una serie de retratos hablados, dibujos que convocaban a la ciudadanía a que trataran de identificar a los asaltantes, que con los meses se vería, eran los hermanos Campaña López al lado del Ing. Guillermo Robles Garnica.

Los asaltos bancarios, fueron el despegue de un proyecto revolucionario que derivaría en las FRAP. Como ya antes he señalado, las FRAP se fundaron como grupo a finales de enero de 1973 con el propósito de dar un golpe que les permitiera liberar de la  Penitenciaría de Oblatos a los ya mencionados hermanos Alfredo y Carlos Campaña López y a Robles Garnica. Conforme al relato de Robles Garnica, estando en Oblatos, ellos no sabían de los planes para liberarlos, ni de la existencia de las FRAP. Parte de la estrategia incluyó la liberación de otros veintisiete presos más en el país, vinculados todos a los grupos guerrilleros de las diferentes organizaciones nacionales. La acción ideada para lograr la excarcelación fue el secuestro del Cónsul honorario de los Estados Unidos en Guadalajara, Terrence Leonhardy.

Podemos decir que estos tres militantes eran parte del brazo militar del FER al momento de ser detenidos. Será durante su encierro que pasaran a formar parte de las FRAP sin al parecer, haber participado activamente en el proceso de la formación del grupo. En la fundación de las FRAP
en Guadalajara estuvieron Juventino y Ramón Campaña López, también David López Valenzuela “Sebastián” o “El Yiyo”, Francisco Javier Martínez Mejía “El Manzo” y Rubén Ramírez González “El Purrundún”.

La existencia simbólica de la célula capitaneada por los Campaña López ocurre el 17 de diciembre de 1971, día en que aparecen en los diarios de la ciudad sus retratos hablados.
En esta ocasión el robo fue cometido en la sucursal “zona industrial” del banco Nacional de México, S. A.” que se localiza en las calles ocho de julio y Cardenal de la Colonia Morelos y los atracadores se llevaron más de medio millón de pesos.
Tampoco esta vez, como en las anteriores, los ladrones fueron detenidos y ni siquiera identificados. Las autoridades policiacas se siguen guiando por supuestos “retratos hablados” que nunca han dado resultado. Se llevaron 543, 885.03 pesos. En tres minutos se consumó el robo. Un chamaquito no identificado informó a los agentes judiciales que había visto llegar en el valiant azul del cual descendió uno de los ocupantes antes de que parara completamente.

Los asaltos en que estuvieron involucrados los Campaña López continuaron. Se les señaló también como los ejecutores de los robos de los días 23 y 29 de diciembre en el Banco Nacional de México, sucursal de la Zona Industrial. En los diarios se juzgaba el cinismo de los asaltantes, pues ni siquiera se habían tomado
la molestia de cambiar de sucursal.

(...)

ver más:
http://www.cedema.org/uploads/Zamora_Garcia-2014.pdf