EL SOCIALISTA 389

miércoles, 24 de agosto de 2016

México. Chiapas: la lucha magisterial ante el linchamiento mediático


POZOL COLECTIVO
agosto 23, 2016
Tuxtla Gutierrez, Chiapas.
El aumento del linchamiento mediático contra docentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), no se ha hecho esperar. Ante la negativa de abrir una verdadera mesa de diálogo, el Estado mexicano arrecia su campaña en los medios masivos de comunicación para denostar a los maest@s, que defienden sus derechos laborales en México.

Los educadores de Chiapas alertaron el día de ayer, tras una multitudinaria marcha, sobre el aumento de la intensidad de la campaña en su contra, tanto de parte del Estado como de grupos empresariales. La administración de Peña Nieto, involucrada en escándalos de corrupción un día sí y otro también, le apuesta a los medios nacionales y locales, para que repitan infinitamente mensajes contra los profesores disidentes, esperando que ahora sí, la población le dé la razón.

En la geografía chiapaneca, de manera desesperada, el gobierno trata de enfrentar entre sí a padres de familia para que el ciclo escolar se reanude esta semana, como estaba contemplado en el calendario de labores. Pero han sido pocos o nulos los progenitores que se han prestado a tal propósito.

El gobierno incluso ha fracasado en su estrategia de usar el programa Prospera para condicionar a las familias y que dejen de apoyar a l@s docentes.

Al contrario de lo que intenta el linchamiento mediático, la población en Chiapas ha refrendado su apoyo a los docentes, con asambleas masivas que se llevaron a cabo la semana pasada, y donde diferentes comités de tutores acordaron no iniciar clases, hasta que el gobierno abrogue la autodenominada “reforma educativa”, rechazada también por organizaciones sociales, iglesias, asi como por comunidades indígenas y campesinas, que denuncian su carácter privatizador de la educación pública.

Este día en Tuxtla, las y los educadores vuelven a salir a las calles a exigir una mesa de diálogo con el Estado, donde se atiendan sus demandas y se manifiestan en las principales entradas de la ciudad. Con el respaldo de madres y padres de familia, se mantienen firmes en la defensa de sus derechos a más de 100 días de iniciada su huelga, sabiendo que tienen el respaldo de una sociedad agraviada por los constantes escándalos de corrupción de una clase política, ajena a las necesidades de la ciudadanía y volcada en privatizar los bienes públicos al mejor postor.

Por otro lado, una muestra de este linchamiento hacia el magisterio desde la más alta esfera de gobierno en el estado se observa desde las declaraciones del gobernador Manuel Velasco Coello. Resulta ridículo que el gobernador del estado haga un “enérgico” llamado a la CNTE para el regreso a clases para el presente ciclo escolar argumentando que afectaciones a la niñez y juventud chiapaneco.

Pero, ¿cuál es en sí el argumento del gobernador? “Reprobamos que se estén afectando a los alumnos que en estos momento no pueden estar en el inicio del ciclo escolar, perjudica su preparación y solidez académica a la que aspiran tener, porque ellos no tienen la culpa de las protestas de la CNTE”.

Cabría preguntar ¿qué es lo que en verdad perjudica la preparación académica? Y ¿qué es lo que brinda o construye esa solidez académica? Pongamos un caso hipotético: si la CNTE renuncia a su lucha y la “Reforma Educativa” se impone sin obstáculos ¿habrán esas condiciones que favorezcan la preparación y solidez académica de los estudiantes? Con qué argumentos podrían, los apologistas del Estado, asegurar que efectivamente sí se lograrán esos objetivos cuando se ha probado hasta el cansancio que en dicha “reforma” no hay fundamentos pedagógicos, logísticos, instrumentales y de infraestructura y lo que sí hay es la apertura a la privatización de la educación, lo cual está lejos de apoyar a esa niñez y juventud que tanto dice preocuparle a los gobernantes.

Hay algo más, “en la mayor parte de los municipios que hemos estado recorriendo, las niñas, los niños y los jóvenes nos han expresado su deseo de regresar a clases para seguir estudiando y preparándose”, afirma el gobernador chiapaneco. Resultaría muy coherente que así como el gobernador supuestamente recoge el sentir de la niñez y juventud chiapaneca municipio por municipio, así también podría recoger el sentir de madres, padres de familia y docentes que (ojo!, no fueron consultados cuando se impuso la autodenominada “reforma educativa”), llevan 100 días manifestándose, ellos sí con argumentos en la mano, y representan el sentir de millones de chiapanec@s, porque, de otro modo ¿cómo se explican que el movimiento magisterial haya resistido a cien días de represión, difamación y linchamiento mediático como el que hoy se recrudece desde todos los medios de comunicación de paga?

ver más:
http://www.pozol.org/?p=13576