CAPITALISMO

CNI

CNI

miércoles, 16 de noviembre de 2016

USA. El movimiento obrero bajo Trump



VIENTO SUR
Buzz Malone
15/11/2016 
La elección de Donald Trump significa que ha llegado verdaderamente el momento de organizarse o morir para el movimiento obrero.

Hace muchos años, hablé ante un grupo de dirigentes sindicales. Les hablé sobre la historia del movimiento obrero, y sobre cómo todos amamos y reverenciamos al movimiento de antaño. Les hablé sobre cómo alabamos y adoramos la época de los levantamientos obreros contra la maquinaria del status quo y a los héroes que emergieron como líderes de aquellos movimientos.

Y entonces les dije que si no estábamos precavidos, el siguiente levantamiento obrero sería contra nosotros. Les advertí sobre los peligros de acabar tan entrelazados en la tela del establishment que la clase obrera no fuese capaz de discernir las diferencias entre ambos.

Que conste que mi discurso de aquel día no fue bien recibido. De hecho, ahora que lo pienso, transcurrió un periodo de tiempo bastante largo hasta que me volvieron a pedir que dijese algo de nuevo ante un grupo. Pero eso no lo hace menos verdadero, incluso aunque no quieran oírlo.

Las elecciones de la pasada noche, en mi opinión, son un signo de ese tipo de levantamiento. No hace falta analizar ni diseccionar las elecciones en su conjunto. Ya hay demasiados supuestos expertos haciéndolo. Y el tiempo nos dirá demasiado pronto lo que significa para el movimiento obrero organizado vivir bajo el nuevo todopoderoso régimen republicano. Pero ha habido un montón de palabras sobre la América blanca, y esto es algo sobre lo que sé un poco.

Sí, un pequeño segmento de los partidarios de Trump son fanáticos. Y algunos son racistas. Pero la amplia mayoría no es ninguna de las dos cosas. Viviendo aquí en Iowa, en una comunidad blanca rural dentro de un Estado principalmente blanco, conozco a esa gente. La mayoría no es ninguna de esas cosas. Y cuando la camioneta con la imagen de Trump llegó a mi colegio electoral, no salió de ella un enfadado redneck con pistola que odia a los inmigrantes, sino un sindicalista que llevaba una cazadora de voluntario del Comité de Acción Política del sindicato de empleados públicos AFSCME.

Más que nada, estas elecciones (desde mi punto de vista) iban sobre la gente que está disgustada con el status quo. Gente que había estado poco o nada interesada en votar llegó y votó porque los precios de sus seguros médicos se habían disparado (culpaban al Obamacare) o porque recordaban cómo perdieron sus trabajos industriales cuando el NAFTA de Bill Clinton entró en vigor. Muchos de ellos fueron demócratas en su día (o aún lo son). Votaron en abrumador número, no por Trump, sino sobre todo contra lo que perciben como la candidata nominada por el establishment que les aprieta la garganta.

Incluso entre miembros de los sindicatos, el disgusto por este ciclo era palpable. Y a pesar de los movimientos populistas en ambas direcciones anti-establishment (Trump y Bernie Sanders), la mayoría de las cúpulas sindicales abrazó aún más a los candidatos del establishment, alejando más si cabe a la militancia a ambos lados del centro.

Hay un principio de la organización sindical que dice que una vez identificas a los individuos que más vehementemente se te oponen, evitas el contacto con ellos para evitar que se enfaden tanto que lleguen a votar contra ti. El movimiento obrero, en cambio, siguió adelante, y mandamos los habituales e-mails, llamamos a las habituales puertas e hicimos las habituales llamadas telefónicas. El resultado fue, bueno, Trump.

Y cuando aquellos de nosotros que hemos estado en una dirección sindical reconocemos la importancia de estar implicados en el proceso político y el daño que la derecha intenta infligirnos a la primera oportunidad que tiene, nuestra militancia ha llegado ampliamente a la conclusión de que la maquinaria del movimiento obrero organizado es poco más que un brazo financiero del Partido Demócrata. Quiero decir, de verdad, ¿dónde puedes encontrar un modelo de negocio donde se inviertan diez o veinte millones de dólares por ciclo, no se obtenga absolutamente nada de él, y se piense que es prudente seguir y doblar la inversión en el siguiente ciclo?

Aunque estemos de acuerdo o en desacuerdo con su sabiduría, la militancia, y el pueblo de este país, han acabado anhelando otra cosa –casi cualquier otra cosa–. Y en un mundo donde la percepción es realidad, y donde el populismo es ahora el rey, contentarse con permitir la percepción que existe de que todo nuestro futuro como movimiento depende de cada ciclo electoral, y de que nuestra única esperanza es elegir cada vez más demócratas, es una receta demasiado aparente para el desastre.

Nuestro futuro como movimiento obrero organizado dependerá ahora, más bien, de nuestra habilidad para movilizar verdaderamente y luchar una barbaridad por nuestra supervivencia en cada frente. Wisconsin es aquí y ahora para todos nosotros. Si no podemos cambiar, y rápidamente, una situación en la que nos limitamos a ofrecer servicios a nuestra militancia y poner toda nuestra energía política colectiva en el proceso electoral, entonces me temo que habrá poco por lo que luchar cuando las aguas vuelvan a su cauce.

Históricamente, este movimiento populista no tiene precedentes. E históricamente, el movimiento obrero organizado siempre ha corrido desde atrás para alcanzar este tipo de movimientos cuando ocurren.

Nuestra acción, o falta de ella, en los próximos meses, determinará el destino del movimiento que nuestros hijos y nietos en última instancia heredarán. Solo espero que la cúpula sindical lo reconozca antes de que sea demasiado tarde, y empiece a planificar la contingencia hoy, en lugar de enfocarse solamente en el próximo ciclo en dos años, porque hoy, la gente es más valiosa para nosotros que los dólares para las campañas electorales, y nuestra capacidad para formar un movimiento real para responder a los ataques es más urgente que preguntarse qué demócrata concurrirá a las siguientes elecciones en dos años.

¿Dónde estaremos cuando Trump nombre a Scott Walker para encabezar el Departamento de Trabajo? ¿O cuando sea anulada la jornada laboral en el sector público federal? ¿O cuando todos nosotros tengamos que celebrar elecciones anuales para recertificar nuestros contratos?

Todas estas cosas serán las que influyan en cambiar el sentido de un futuro ciclo electoral, pero en el aquí y el ahora, es de lejos un precio demasiado alto para una victoria demócrata que servirá meramente para detener la hemorragia.

Es verdaderamente el momento de organizar o morir, y eso no significa simplemente afiliar nuevos militantes, significa movilizar a todos ellos para la acción en torno a los temas que les preocupan a ellos, no a nosotros, porque, claramente, debe haber una diferencia entre los dos que hemos perdido a lo largo del camino.


Buzz Malone ha trabajado como organizador sindical durante los últimos dieciséis años y actualmente es un organizador nacional de la AFGE.
https://www.jacobinmag.com/2016/11/donald-trump-election-labor-unions-hillary-clinton/

ver más:
http://www.vientosur.info/spip.php?article11914