EL SOCIALISTA 389

CRAC-PC

CRAC-PC

sábado, 3 de junio de 2017

Socialismo burgués y Syriza




Rolando Astarita [Blog]
Junio 2017
En la nota anterior (aquí) caractericé a Syriza como una expresión del socialismo burgués. La categoría está tomada de El Manifiesto Comunista, capítulo 3, apartado dedicado al “socialismo burgués o conservador”. Por supuesto, las circunstancias y formas políticas han cambiado, pero considero que Syriza –su dirección, programa y orientación- reproduce lo esencial del fenómeno político descrito por Marx y Engels: es la reunión de la parte de la burguesía “que busca remediar los males sociales, con el propósito de consolidar la sociedad burguesa”.

A fin de proporcionar elementos para la caracterización de los Syriza que andan por el mundo, reproduzco a continuación pasajes significativos del texto de Marx y Engels, y más abajo las partes salientes del programa de Syriza.

Sobre el socialismo burgués en El Manifiesto Comunista:

Los socialistas burgueses quieren las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los daños que de ella resultan fatalmente. Quieren la sociedad actual; pero con eliminación de los elementos que la revolucionan y la disuelven. Quieren la burguesía sin el proletariado. La burguesía, como es natural se representa el mundo en que ella domina como el mejor mundo de los mundos posibles. El socialismo burgués elabora más o menos sistemáticamente esta representación consoladora. Cuando requiere al proletariado para realizar sus sistemas y hacer su entrada en la Nueva Jerusalén, no hace otra cosa, en el fondo, que inducirle a continuar en la sociedad actual, pero despojándose de la concepción rencorosa que se ha formado de ella. Otra forma de socialismo, menos sistemática, pero más práctica, intenta apartar a los obreros de todo movimiento revolucionario, demostrándoles que no es tal o cual cambio político el que podrá beneficiarlos, sino solamente una transformación de las relaciones de la vida material y de las condiciones económicas. Nótese que por transformación de las relaciones de la vida material este socialismo no entiende en modo alguno la abolición de 1as relaciones de producción burguesa, sino únicamente reformas administrativas realizadas sobre la base misma de la producción burguesa, que por tanto no afecten a las relaciones entre el capital y el asalariado, y que no harán, cuando más, sino disminuir los gastos y simplificar el trabajo administrativo del gobierno burgués.

(…)…el socialismo burgués se resume por completo en esta afirmación: los burgueses son burgueses en interés de la clase obrera (elaleph, 2000, pp. 78-80).

El programa de Syriza

Fue presentado por Tsipras en septiembre de 2014 en la ciudad de Tesalónica. Como vía para salir de la crisis, convocaba a un “New Deal europeo” para inversiones públicas por no menos de 4.000 millones de euros, financiadas por el Banco de Inversiones Europeo. Incluía también un programa de compras de bonos por parte del Banco Central Europeo y el llamado a una conferencia internacional para la reducción de la deuda griega y del sur de Europa. El objetivo era cancelar una gran parte de la deuda y pagar “con nueva riqueza y no con excedentes primarios” la parte restante, a fin de asegurar una salida “socialmente viable” al problema.

Aseguraba asimismo la recuperación de la economía a partir de revertir las medidas de austeridad impuestas por la “troika” (BCE, UE y FMI) y el aumento gradual de salarios y pensiones para impulsar el consumo y la demanda. Disponía alivio al endeudamiento de los hogares. También electricidad gratuita y subsidios alimentarios para 300.000 familias; restitución de la bonificación por Navidad (equivalente al aguinaldo en Argentina); atención médica y remedios gratuitos para los desocupados carentes de seguridad social y para los que estaban bajo la línea de la pobreza. Subsidios al transporte para los desocupados y personas en la pobreza. Esos gastos se financiarían con los mayores ingresos provenientes del combate a la evasión fiscal y utilizando fondos europeos, tales como los Structural Funds y Cohesion Funds, destinados a apoyar a las regiones menos desarrolladas de la UE. En el plano político se planteaba profundizar la democracia.

El programa sostenía que la disyuntiva estaba planteada en términos de “negociación europea por un gobierno de Syriza, o aceptación por parte del gobierno de Samaras [o sea, Nueva Democracia] de los términos de los acreedores sobre Grecia” (véase http://www.syriza.gr/article/id/59907/SYRIZA—THE-THESSALONIKI-PROGRAMME.html#.WTFZTeuGPcs).

“No es negociable”

El 26 de enero de 2015 Syriza acordó con Panos Kammenos, líder del partido ultraderechista Griegos Independientes (ANEL), la formación de un gobierno de coalición, sobre la base de que había acuerdo programático. Poco más tarde, el 8 de febrero, ante el Parlamento, Tsipras dijo que en las negociaciones que comenzaban con la UE, “Grecia no acepta órdenes” y aseguró que “no negociamos nuestra soberanía, no negociamos la autoridad del pueblo, no negociamos el mandato del pueblo” (véase http://primeminister.gr/english/2015/02/08/primeministers-a-tsipras-speech-during-the-programmatic-statements-of-the-government/).

Lo que sucedió después es conocido: ante la realidad de la crisis capitalista, las promesas y programas del socialismo burgués se convierten en papel mojado. Es la vieja y repetida historia de los laborismos (incluidas las especies tipo Partido de los Trabajadores de Brasil), de las eternas socialdemocracias, de los frentes populares con participación stalinista, y similares.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Socialismo burgués y Syriza

ver más:
https://rolandoastarita.wordpress.com/