EL SOCIALISTA 389

CRAC-PC

CRAC-PC

domingo, 9 de julio de 2017

Alemania. "En el capitalismo el hombre no sana, sólo lucha"

La cumbre de Hamburgo
Marchas pacíficas exigen proteger el ambiente y solución a crisis de refugiados
En el capitalismo el hombre no sana, sólo lucha
Miles de manifestantes marcharon pacíficamente por las calles de Hamburgo en reclamo de medidas inmediatas contra el cambio climático y soluciones a la crisis de migración, así como su desacuerdo con la cumbre de los 20 países más industrializados y emergentes. La manifestación se realizó horas después de que hombres con el rostro cubierto del movimiento anticapitalista Black Bloc causaran disturbios y atacaran a la policía con piedras y bombas molotov. El saldo fue de 265 detenidos, incluidos 122 activistas, y más de 213 policías heridos Foto Afp

La Jornada
Ap, Afp y Reuters
Domingo 9 de julio de 2017, p. 4
Hamburgo.
Miles de manifestantes marcharon pacíficamente por las calles de Hamburgo el sábado para mostrar su desacuerdo con la cumbre del grupo de los 20 (G20), horas después de que hombres con los rostros cubiertos del movimiento anticapitalista Black Bloc causaron disturbios, saquearon negocios y atacaron a la policía con hondas y bombas incendiarias.

Los manifestantes pacíficos marcharon por una ruta cercana a la que fue escenario de la violencia durante la noche. Corearon, cantaron, bailaron y pusieron música, mientras los líderes mundiales terminaban el segundo y último día de la cumbre en la ciudad alemana.

La multitud estaba integrada por familias que llevaban a sus hijos en cochecitos de bebé, grupos de kurdos, socialistas escoceses y anarquistas que ondeaban banderas y gritaban frases anticapitalistas. Iban acompañados por miles de policías.

Los organizadores informaron que cerca de 78 mil personas participaron, aunque las autoridades calculan que fueron 30 mil.

La reunión multitudinaria vino después de disturbios violentos en las primeras horas del sábado en el barrio de Schanzenviertel, a pocos cientos de metros de la sede de la cumbre.

Unas 500 personas saquearon tiendas y un supermercado en el barrio. Incendiaron coches y encendieron hogueras en algunas calles, además de crear barricadas con botes de basura y bicicletas.

En los dos días de reuniones, la ciudad de Hamburgo quedó bloqueada por manifestaciones gigantes que dejaron imágenes de caos.

Los altercados provinieron mayoritariamente de los llamados Black Blocks, grupos minoritarios de manifestantes vestidos de negro y con pasamontañas, asociados al movimiento anarquista, que pusieron la ciudad en estado sitio con la presencia de 20 mil policías llegados de todo el país.

Un caos que levantó polémica en Alemania, con críticas a la canciller Angela Merkel por su gestión.

La mandataria expresó estar conmocionada y enojada por la violencia y brutalidad desinhibida que azotó Hamburgo. No hay ni la menor justificación para el saqueo, incendios y ataques brutales a la vida de los policías, declaró Merkel. Añadió que las fuerzas de seguridad hicieron un trabajo excelente y les agradezco en nombre de todos los participantes de la cumbre.

Luego de protestas violentas en las primeras horas del sábado, durante las cuales la policía lanzó gas pimienta, miles de manifestantes salieron a las calles de Hamburgo para marchar de forma pacífica en el último día de la cumbre del G20. Se vieron de nuevo helicópteros, así como convoyes de vehículos policiales circulando a toda velocidad por avenidas desiertas.

Durante el último día de trabajo de los líderes del G20 hubo una marcha convocada por grupos altermundialistas y de la izquierda radical, con pancartas de Piedras no y Nuestra arma es la sabiduría.

La mayoría de los manifestantes se movilizaron pacíficamente para reclamar medidas inmediatas contra el cambio climático y soluciones a la crisis de la migración, pero varios miles, algunos de ellos extranjeros, generaron el caos en la ciudad al enfrentar de nuevo a la policía, expresar su furia contra el capitalismo y la globalización, así como exigir la apertura de las fronteras europeas para todos los refugiados.

Su furia no apuntó hacia los gobernantes, sino hacia la policía como símbolo de la autoridad.

Consternación por la violencia

El jefe de la policía de Hamburgo expresó su consternación ante la ola de ira destructiva vista desde el jueves.

Fueron arrestadas 143 personas, independientemente de 122 activistas detenidos por breve tiempo. Más de 213 agentes sufrieron lesiones desde el comienzo de las protestas el jueves por la noche. Ni la policía ni los bomberos saben cuántos manifestantes y civiles resultaron heridos.

Hamburgo es la segunda ciudad más grande de Alemania, tiene una fuerte presencia de la izquierda radical y muchos críticos advirtieron antes de la cumbre que las calles iban a ser difíciles de controlar y que probablemente habría varios enfrentamientos.

Merkel defendió la elección de Hamburgo para ser sede de la cumbre, pues dijo que se necesitaba una ciudad grande para acomodar a los participantes en hoteles.

La canciller, quien en septiembre competirá por un cuarto periodo en el cargo, quería resaltar su compromiso con la libertad de expresión.

Tras el cónclave se reunió con jefes de la policía y de las fuerzas de seguridad para agradecerles su trabajo; condenó la violencia, pero resaltó que la mayoría fueron reclamos pacíficos y legítimos. Agregó que su ministro de Finanzas iba a consultar al gobierno de la ciudad para ver cómo pueden ayudar a las personas que fueron afectadas por los disturbios.

ver más:
http://www.jornada.unam.mx/2017/07/09/politica/004n1pol