CAPITALISMO

CNI

CNI

martes, 4 de julio de 2017

PUEBLA, MÉXICO. MEZTLI SARABIA: UN CRIMEN DE ESTADO




CARABINA 30-30
Juan Reséndiz
3 de julio 2017
El 29 de junio, nos enteramos con enorme indignación de que un comando armado ingresó a las oficinas de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) “28 de Octubre”, en Puebla, con el objetivo único de asesinar a la compañera Meztli Omixochitl Sarabia Reyna.

Meztli era una destacada activista defensora de los derechos humanos e integrante de la UPVA “28 de Octubre”, desde cuyo espacio siempre luchó en la defensa de sus compañeros, también acosados por el Estado. Es también hija de Rubén Sarabia, mejor conocido como Simitrio, el dirigente principal de esta organización de vendedores que tiene su sede en el Mercado Hidalgo, en la capital poblana. La UPVA ha sido fuertemente reprimida desde que Rafael Moreno Valle asumió el gobierno de Puebla en 2011.

Tanto Simitrio como toda su familia han sufrido represión, tortura y encarcelamiento por parte de quienes ejercen el poder. Actualmente Simitrio se encuentra sujeto a prisión domiciliaria, otorgada solamente por el delicado estado de salud en el que se encuentra; dos de sus hijos, Rubén y Xihuel Sarabia, se encuentran en calidad de presos políticos en el Penal de San Miguel hasta el día de hoy. Y tanto su esposa como las nueras han sido reiteradamente amenazadas de muerte y sujetas a un hostigamiento psicológico.

Meztli Sarabia ya en el pasado reciente había denunciado que en dos ocasiones fue levantada y torturada por supuestos agentes ministeriales. En ambas ocasiones recibió amenazas de muerte. Ante el riesgo que corría su vida solicitó medidas cautelares a la CNDH, organismo que simplemente le hizo el vacío. Más recientemente (en abril), dos organizaciones a las que estaba integrada, la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos México (RNDDHM) y la Iniciativa Mesoamérica de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, con presencia en varios países, habían señalado que la vida de Meztli Sarabia corría un serio peligro y solicitaban la intervención inmediata del gobierno. De igual manera, el gobierno fue omiso.

Su asesinato se da en un clima de recrudecimiento de la persecución y represión política por parte del gobierno en la entidad. Moreno Valle, del PAN, quien gobernó hasta enero de este año, inició su gestión con la promesa de realizar cambios fundamentales en Puebla, después de décadas de haber estado el PRI en el poder. Lejos de no cumplir en absoluto con esto, su gobierno se caracterizó por el aumento de la violencia, la inseguridad y especialmente por ahondar la represión a la protesta social. Los casos de disidentes criminalizados aumentaron exponencialmente hasta llegar a la cifra de 360 presos y perseguidos políticos. Cifra que coloca al estado en los primeros lugares de represión política en el país.

En el negro historial de este gobierno de garrote fácil destaca, por ejemplo, la muerte de José Luis A. Tehuatlie Tamayo, jovencito de 13 años asesinado por la policía durante una marcha que los pobladores de Chalchihuapan realizaban en 2014. De ese mismo año es su famosa “Ley Bala”, iniciativa que aprobaba el uso de armas de fuego por parte de la fuerza pública para disuadir manifestaciones. Esta ley por si sola retrata de cuerpo entero al gobernador y su forma de enfrentar la protesta social y a la disidencia.

Si bien debido a la enérgica presión social generada la ley se retiró, el gobierno nunca renunció a su política de agresión física para enfrentar la inconformidad social. José Antonio Gali Fayad, alcalde en la ciudad de Puebla durante el gobierno de Moreno Valle, y al igual que él del PAN, le dio continuidad a la mano dura desde su puesto actual: el de nuevo gobernador de Puebla. A unos días de asumir como gobernador, una de sus primeras acciones fue detener y encarcelar a otro integrante más de UPVA “28 de Octubre”.

Es de destacar también que este crimen se da en una coyuntura en la que existe una oleada de asesinatos y represión a periodista y defensores de los derechos humanos y que en muchos de estos casos ha quedado de manifiesto la implicación o complicidad del Estado en estos crímenes.

El caso de Meztli no es la excepción, ahora comienzan a salir evidencias de la participación de fuerzas castrenses en la muerte de la activista social.

El asesinato de Meztli Sarabia Reyna, lo decimos con todas sus palabras y de manera contundente, es un asesinato político. Es un crimen de Estado y como tal deberá de tratarse.

Exigimos se realice una investigación imparcial e independiente del gobierno que resuelva sobre los móviles y los responsables intelectuales de este hecho. ¡Castigo a los responsables!

En búsqueda de la justicia, debemos exigir tanto la renuncia de Antonio Gali Fayad, gobernador de Puebla, y de su Secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano.

¡Libertad a los cinco presos políticos de la UPVA “28 de Octubre”!
¡Libertad a todos los presos políticos injustamente encarcelados!
¡Anulación de todos los expedientes que obran en contra de activistas y disidentes sociales!
¡Que el gobierno anule su política de persecución y represión política!

ver más:
http://www.30-30.com.mx/meztli-sarabia-un-crimen-de-estado/