sábado, 17 de marzo de 2018

MÉXICO. LA COOPERATIVA QUE EXPLOTA OBREROS



Partido Obrero Socialista
Juan Reséndiz
marzo 2018
En El Salto, Jalisco, 350 trabajadores fueron despedidos de la cooperativa Tradoc por sus dirigentes. Aprecio que tal hecho haya atraído la atención de La Izquierda Diario y el excelente reportaje de Junier Lora y Octavio Meza, que correctamente llaman a debate sobre la validez de que una corriente de izquierda (la que estaría atrás de la cooperativa) despida a trabajadores para preservar la rentabilidad de la empresa productora de llantas.

Esta es una contribución al debate, en un tema sobre el que hemos escrito abundantemente, pues la involución pro patronal de algunos líderes de Tradoc llevó a que fueran expulsados del Partido Obrero Socialista en el 2010.

Acordamos con Lora y Meza cuando afirman que “el despido de los 350 trabajadores es una medida de lógica patronal. Patronal porque el argumento central para el despido es prácticamente el mismo que usa cualquier empresa privada trasnacional para echar a la calle a sus trabajadores: el descenso de las ventas o ganancias.”

Desgraciadamente las cosas son peores y vienen de muchos años atrás. Y en este turbio asunto tiene una gran responsabilidad el partido Izquierda Socialista de Argentina, que ha cobijado desde hace muchos años a estos líderes de Tradoc en un manto revolucionario, como miembros distinguidos de su corriente internacional, la Unidad Internacional de losTrabajadores (UIT).

Es importante situar esta agresión contra los trabajadores instrumentada por Jesús Torres Nuño (presidente al parecer vitalicio de Tradoc) y su “asesor” Enrique Gómez Delgado en contubernio con la empresa trasnacional transnacional Cooper, dueña mayoritaria de la empresa que fabrica los neumáticos Blackstone, en la que participa la cooperativa mencionada.


La huelga en Euzkadi

La cooperativa Tradoc tiene su antecedente en la larga huelga en la empresa Euzkadi. Luego de más de tres años de movimiento, entre 2003 a 2007, la empresa tuvo que ceder a los trabajadores la mitad de la compañía en pago de los salarios caídos. En ese momento nació esta cooperativa, dueña de la mitad de los activos de lo que fue Euzkadi. En esta lucha jugó un papel destacado el POS, del que Torres Nuño y Gómez eran militantes.

Los cientos de despedidos en este mes de febrero son lamentablemente sólo una entre muchas agresiones que han sufrido los trabajadores de Tradoc y los obreros que contrata. No estamos entonces ante revolucionarios que luego de 10 años de una gestión democrática de una cooperativa “de repente” meten la pata al despedir a cientos de sus compañeros. Desde la fundación de Tradoc Torres Nuño y Gómez Delgado cometieron hechos como los siguientes:

 – Torres Nuño, a espaldas del POS, se convirtió en vicepresidente de una asociación de empresarios de Jalisco, en 2007 o 2008. Un dirigente obrero y militante de un partido trotskista apareció como representante patronal.

 – Torres Nuño y Gómez Delgado, a espaldas del POS y en contra de una resolución expresa de éste, acordaron que cooperativa Tradoc le vendiera acciones a la compañía Cooper para que los empresarios extranjeros tuviesen la mayoría accionaria y pudiesen manejar a su arbitrio el negocio. Es decir, la cooperativa, convertida en socio minoritario, perdió el control de la empresa a manos de los capataces de Cooper.

 – El problema no es la existencia de una cooperativa, el verdadero problema es que Torres y Gómez crearon una empresa “outsourcing” para contratar nuevos obreros (cerca de mil) sin ser incluidos en la cooperativa. Todos ellos desde hace años carecen de los derechos constitucionales más elementales, como son la contratación colectiva, la sindicalización y la huelga. (Como los cooperativistas ganan mejor, Torres despidió a 350 de ellos, para sostener la empresa con la mano de obra barata, del outsourcing, como un patrón cualquiera.)

 – Los reporteros de Izquierda Diario observan correctamente que la decisión de despedir, es decir, la supresión del derecho a trabajar de los 350 trabajadores fue hecho sin que mediara una asamblea u otra medida de consulta. Esta es una costumbre en estos años de Torres y Delgado, pues la imposición de los criterios capitalistas en la empresa llantera les exige suprimir cualquier vestigio de democracia.

El asunto, entonces, es más grave de lo que parece. Torres y Gómez están totalmente entregados a la patronal de Cooper y actúan como líderes charros, al hacer uso de métodos burocráticos para poder imponer la primacía del capital. La cuestión es que hasta ahora han contado con una coartada “de izquierda” para actuar, pues públicamente se presentan como militantes socialistas y trotskistas que hasta apoyaron a Marichuy. Pueden hacerlo porque Izquierda Socialista, de Argentina, les da cobijo en sus filas para que puedan presentarse como “revolucionarios” a donde vayan.

ver más:
http://www.30-30.com.mx/la-cooperativa-que-explota-obreros/