FORO SOCIALISTA

FORO SOCIALISTA

Periódico El Socialista

2 do. ENCUENTRO METROPOLITANO

2 do.  ENCUENTRO METROPOLITANO

domingo, 6 de mayo de 2018

México.Y, sin embargo… El de AMLO sería un gobierno empresarial neoliberal



Partido  Obrero Socialista
Por Cuauhtémoc Ruíz Ortíz
5 de mayo 2018
En estos días, la principal noticia es el áspero enfrentamiento entre AMLO y un grupo de empresarios, a los que el político calificó de minoría rapaz. En la tv, alguien -asustado o con ganas de asustar-, ha dicho que el candidato ha revivido la lucha de clases. El vocero de otro candidato presidencial, Alberto Anaya, ha debido reconocer que el tabasqueño “marca la agenda”, impone los temas que se discuten en la campaña electoral y gana las primeras planas. AMLO le saca provecho a la beligerancia en su contra de un pequeño sector empresarial que, al criticarlo, involuntariamente le ayuda a aumentar su popularidad. Lo hacen aparecer como el defensor de los pobres contra los ricos prepotentes.

No obstante, AMLO se dispone a gobernar para la clase empresarial, alineado con el imperio norteamericano y bajo las modalidades de la súper explotación neoliberal.

Los salarios mínimos pasarían de 5 a 6 dólares

Si AMLO es presidente, promete subir los salarios en un 3 por ciento anual por encima de la inflación, según dice en su libro 2018, La salida. Durante todo su sexenio los salarios subirían un 20 por ciento, es decir, que los salarios mínimos pasarían de los actuales 88 pesos 36 centavos a 106 pesos en 2024, un aumento de 18 pesos.

En esta cuestión AMLO revela su verdadera naturaleza: un político plegado a la voracidad empresarial, comprometido a preservar la fuente fundamental de sus riquezas. Los bajos salarios son también los principales generadores de pobreza. Con AMLO los trabajadores no deben hacerse ilusiones. AMLO garantizará la brutal súper explotación de decenas de millones de mexicanos. No hay manera de dejar de ser pobres o limosneros del estado si los salarios son insuficientes para lo que señala el artículo 123 de la Constitución: tener una vida digna.

Preservará el Banco de México para contener los salarios

No sólo algunos megamillonarios se obnubilan ante AMLO y lo hacen ver como a un personaje radical. Lo mismo les pasa a la mayoría de escritores de derecha, como Christopher Domínguez Michael, que califica al proyecto económico de AMLO de ser de “izquierda” y estatista.

Si este culto intelectual leyera el libro de AMLO 2018, La salida, sabría que el tabasqueño se ha plegado no sólo al sistema capitalista sino a su expresión más retrógrada, la neoliberal, que incluye que el presidente de México pierde el control de la moneda nacional a favor del Banco de México. Con todas las palabras AMLO escribió que, en su presidencia, el Banco de México “siempre será consultado para evitar que las inversiones públicas y otros factores como los incrementos salariales desaten la inflación.” (pág. 98).

Jamás se pronuncia en contra de la minería a cielo abierto

Hablando de neoliberalismo, una de las expresiones más depredadoras de la mano de obra y de la naturaleza es la minería a cielo abierto, invento reciente que extrae hasta el último gramo de mineral y deja en las comunidades montañas de polvo, aguas contaminadas, insalubridad y pobreza. AMLO denuncia que a las compañías mineras les han sido entregadas 97 millones de hectáreas, ¡el 40 por ciento del territorio nacional! “Las empresas han extraído en sólo cinco años el equivalente a toda la plata y el oro que el imperio español extrajo en 300 años.”

Pero luego de ello AMLO no se pronuncia en contra de este tipo de minería ni por recuperar ese enorme territorio. En el documento que guiará su posible gobierno, su “Plan de Nación” (coordinado por el empresario Alfonso Romo), dice que se prohibirá  “la explotación de hidrocarburos y minerales en áreas naturales protegidas.” Pero este tipo de áreas son reducidas, lo que quiere decir que AMLO en la presidencia va a permitir la minería a cielo abierto, que en países como Costa Rica está prohibida. Esto se confirma cuando se pronuncia porque la minería se “desarrolle, pero cuidando el medio ambiente y exigiendo a los inversionistas internacionales condiciones laborales y ambientales semejantes a las que se cumplen en sus países de origen.” (pág. 351).

La realidad es que los más grandes inversionistas mineros no son extranjeros sino nacionales, y entre ellos están la familia Larrea, los Slim y Bailleres, megamillonarios mexicanos a los que AMLO en Palacio Nacional les permitirá continuar con el saqueo de los recursos naturales.

Promete a los banqueros pagar puntualmente la deuda pública

En los años 80 muchos países estaban grandemente endeudados y el pago de intereses sofocaba sus economías. Muchas de estas deudas se debían a corrupción y a irresponsabilidad de los gobernantes. México era uno de estos países endrogados que al pagar intereses dejaba a la población con bajos sueldos y con exiguos gastos sociales y en infraestructura. Los socialistas estábamos por la moratoria de estas deudas. Era preferible gastar el dinero en comida, educación y hospitales que en pagar a los banqueros, decíamos. En tanto, los políticos neoliberales preconizaban el pago puntual, aun a costa del bienestar de las poblaciones.

Hoy la deuda pública vuelve a constituirse en una hemorragia y ya es tan alta como en 1991: suma ya cerca de 11 billones (millones de millones) de pesos, poco menos de la mitad del PIB. Cada mexicano debe 53 mil pesos. Calderón y Peña Nieto endeudaron considerablemente al país y dilapidaron el dinero recibido porque no se ve en obras ni salarios. Esta deuda cada vez va a pesar más, su pago dañaría las vidas de todos. El año pasado el pago de intereses se elevó a 553 mil 300 millones de pesos y este año 2018 podría alcanzar 663 mil 974 millones, una cantidad abrumadora, si se considera que la SEP, que paga más de un millón de salarios, tiene un presupuesto de 267 mil 655 millones de pesos.

AMLO promete que si es presidente va a pagar puntualmente la deuda, es decir, va a comportarse como un presidente neoliberal, para el que primero están los intereses de los banqueros que los del pueblo. López Obrador calcula que al terminar con la corrupción va a recuperar 500 mil millones de pesos, con los que –dice- va a financiar el progreso. Pero el pago de la deuda ya excede la cantidad que recuperaría al cancelar la corrupción (si es que lo consigue, lo cual se antoja harto difícil). Y los pagos van a ser cada año más altos.

La deuda pública está compuesta de deuda externa e interna. La primera se paga en dólares y el año próximo será de más de 10 mil millones de dólares. En 2020 ascenderá a 13 mil 623 y en 2021 a 14 mil 377 millones de dólares. De cumplir con su palabra empeñada en el libro que hemos citado, el gobierno de AMLO cumplirá con la banca internacional a costa del hambre, la pobreza y la falta de progreso de México.

Escenario internacional

Amlo se alineará con Trump en contra de China

Tal como lo ha leído: de ser presidente, López Obrador mantendrá a México en el bloque de Estados Unidos contra China. Así puede leerse en el “Proyecto de Nación” de AMLO coordinado por el empresario Alfonso Romo:

“México debe unir fuerzas con EE.UU. y Canadá para competir comercialmente con China y así crear beneficios económicos para los pobladores de esta región. La propuesta consiste en crear

condiciones para que compañías de los tres países unan fuerzas y generen productos y servicios que compitan y reemplacen a los que vienen de China, en la zona TLCAN. (pág. 159)

En América Latina algunos países se beneficiaron en estos años de la potente emergencia económica del dragón asiático. Estos países (Brasil, Argentina, Chile, Perú, Uruguay) supieron sacar provecho comercial de la puja económica y comercial internacional entre China y Estados Unidos. Pero ni siquiera algo parecido se propone AMLO, que en esta cuestión tiene la misma política que el PRI y del PAN: subordinarse al imperio norteamericano.

Esto implica que México seguirá entonces subordinado al Banco Mundial, al FMI y demás instituciones internacionales que le exigen al país todos los días la adopción de “reformas” y medidas a favor de los capitalistas extranjeros. Esto es revelador de que AMLO es representativo de la clase capitalista mexicana, que en la palestra internacional se cobija ratonera y medrosa en el manto de Washington, léase de Donald Trump.

Capitales privados en petróleo y electricidad

AMLO es visto como defensor de la nacionalización del petróleo y la electricidad en manos del Estado pero en su Proyecto de Nación dice con todas las letras que en su gobierno los capitales privados nacionales y extranjeros podrán participar en estas industrias.

En la página 182 de este documento dice que se aumentará la capacidad de producción de PEMEX, junto con la producción que deben realizar las empresas privadas nacionales y extranjeras, que han participado en el sector de hidrocarburos en el marco de la reforma energética.”

Algo parecido plantea para la electricidad. El proyecto de AMLO alentará la participación de capitalistas privados. El único cambio o “punto principal” será que reduzcan el uso del gas natural  para generar el fluido. Otra “estrategia” que instrumentará AMLO desde el gobierno “consiste en
la instalación de nuevas centrales hidroeléctricas, pequeñas y minis del sector privado, que se
encuentran programadas por la SENER (págs. 193 y ss). “Dado que se considera que la inversión es 100% privada, se programa su instalación e inversión de una manera escalonada.”